De este restaurante se sale con la panza llena, pero nada pesada, y con una sonrisa de oreja a oreja después de probar cualquiera de sus riquísimas recetas.Hace poco más de un año que Joan Caparrós y su esposa Elizabeth Navarro decidieron crear su propio restaurante en el que aplicarían toda su creatividad y buen gusto. Durante este primer año han recibido numerosos elogios de una clientela que lo visita con frecuencia

Omplepanxes

Anuncios